Puedo inspirar y me falta inspiración…

… pero es perfecto.

Hace días que no escribo, pero es que no tengo apenas sobre qué escribir.

Desde que INCOAS está cerrado en Valdemoro se puede inspirar tranquilamente, respirar a pleno pulmón, … y claro, sin malhuele no hay inspiración.

Hoy he tenido un momento de clarividencia cuando me he dado cuenta de que iba conduciendo con las ventanas abiertas del coche!!! Algo que normalmente no se podía hacer en Valdemoro.
No he podido más que parar y hacer una foto del gran momento. 🙂

20110429-074845.jpg

Tags: , ,

2 Responses to “Puedo inspirar y me falta inspiración…”

  1. orcatron dice:

    Lo cierto es que estamos tan bien que uno consigue olvidarse totalmente del problema, y casi da miedo asomarse a esta página por sí aparece una mala noticia. Parece mentira lo importante que es algo, aparentemente tan simple, como es el poder respirar con normalidad y sin que apeste. Además esta espectacular primavera nos regala con sus colores y “buenos olores” a campo y a flores.
    Sólo desear una buena resolución el problema, y que “Su Señoría” sea capaz de atajarlo definitivamente.
    Un saludo para todos los blogueros de la página, y feliz aire sano.

  2. AMG dice:

    El último auto judicial con fecha de 25 de abril acuerda la prórroga de la clausura de incoas, causante de los malos olores que padece Valdemoro desde hace cuatro décadas. La empresa no ha tomado aún las medidas necesarias para solucionar el problema y además, se añaden nuevas diligencias de prueba contra la misma.

    Fecha: Jueves, 28 de Abril de 2011
    En concreto, el documento se refiere a los dos nuevos expedientes sancionadores abiertos por la Consejería de Medio Ambiente de la Comunidad de Madrid.
    Este nuevo auto ratifica el de fecha 25 de febrero en el que el juzgado de instrucción nº 7 se pronunciaba sobre la denuncia presentada por el Ayuntamiento. El documento reitera que la fábrica no ha tomado aún las medidas reparadoras desde que ha tenido conocimiento de la denuncia, por lo que “pondera la proporcionalidad y racionalidad de la medida cautelar acordada habida cuenta del peligro existente para el medio ambiente y los recursos naturales”.